domingo, 2 de abril de 2017

MÉDULA Y el Tianguis Turístico no se quedó Por Jesús Lépez Ochoa

Quisiéramos haber escuchado que el Tianguis Turístico se queda en Acapulco, pero no fue así y debemos reconocer que hay muchos temas por solucionar antes de aspirar a volver a ser la sede permanente del máximo evento de turismo en el país.

El Tianguis Turístico de Acapulco fue un éxito, pero no es de los triunfos que vayan a mover al electorado en el 2018 para avalar la continuidad de proyectos políticos.

Los gobernantes y la clase política en general, deben entender que los logros que tengan o digan tener, de nada servirán si no se avanza en el tema que más preocupa a la sociedad: la inseguridad.

Da pena ajena ver la propaganda del diputado del PRD Ernesto González en una ingenua estratagema para intentar apropiarse de que el Tianguis se haya realizado nuevamente en Acapulco, cuando es de sobra conocido que así estaba ya agendado por el gobierno federal.

Aun cuando no fuera así, es una decisión que ni de chiste pasa por sus manos, si no por las del presidente de la República, el secretario de Turismo, el Consejo de Promoción Turística de México y las cúpulas empresariales del sector.

Los gobernadores disputan las sedes para sus respectivos estados, y son quienes en todo caso cabildean con los organizadores y los empresarios para lograr el objetivo.

El que el Tianguis fuera itinerante pero regresara a su cuna acapulqueña cada dos años, se tomó hace varios años, por lo que nada tuvieron que ver los buenos oficios de ningún actor político.

Lo que ha caracterizado a las dos últimas veces que se realizó en Acapulco, es que la primera de ellas en 2015 fue conmemorativa del 40 aniversario de este evento en el lugar donde nació.

En la edición 42 que recientemente se llevó a cabo, fue la despedida del presidente Enrique Peña Nieto, ya que para la próxima edición que será en Mazatlán, Sinaloa, ya no estará al frente de la Presidencia de la República.

A los acapulqueños nos hubiera gustado que la frase por la que recordáramos al presidente Peña Nieto, hubiese sido: El Tianguis se queda en Acapulco.
Pero no fue así, y es que para aspirar a ello nuestro municipio debe solucionar problemas de fondo y no solo de apariencia.

La violencia y la inseguridad principalmente, preocupan más que cualquier otro tema en cualquier encuesta de las que existen por parte del INEGI y de cualquier otra que se realice.

Los asesinatos continúan y los robos también. La madrugada del domingo fueron saqueados todos los despachos de un edificio del Centro de la ciudad.

No basta con cubrir con lonas de gran formato los hoteles en ruinas como hizo el alcalde Evodio Velázquez, y luego quitarlas cuando ya pasó la suegra, se debe dejar de simular si realmente se quiere desde el poder que Acapulco vuelva a ser un destino competitivo.


Esto es algo que no sólo debe importar a los acapulqueños sino a todo Guerrero. Ya lo dijo el gobernador Héctor Astudillo Flores, el turismo deja al estado ingresos similares al presupuesto del estado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.